3 experimentos sobre la voluntad: Asch

Experimento Asch

Este post cierra una serie en la que he resumido los 3 experimentos más espeluznantes que conozco sobre la manipulación de un grupo de personas: El experimento de Milgram, el experimento de la cárcel de Stanford y el experimento de Asch.

Como no quería acabar la semana de mal rollo he escogido un experimento sencillo y relajado para cerrar la serie: El experimento de Asch.

La idea

Solomon Asch, quien fue director de tesis de Milgram, llevó a cabo en los años 50 el experimento de conformidad con el grupo que le ha hecho famoso. Veamos de qué trató:

Se reunía a un grupo de personas para pasar un test visual conjunto. En realidad todas, menos una, eran actores conchabados con el experimentador. El verdadero sujeto del experimento debía responder, junto con el resto de supuestos participantes una serie de 12 preguntas del estilo “¿Cual de estas tres líneas se parece más a la línea de la izquierda?”.

Los actores habían sido informados previamente de qué respuesta debían dar y respondían mal de manera consistente. Los sujetos del experimento se veían abrumados por la respuesta uniforme del resto del grupo y, en algunos casos, llegaron a dudar de su propia capacidad e incluso cambiaron su respuesta.

El resultado

Si bien el número de sujetos que cambiaron su respuesta es bajo (33%) sí se puede decir que la mayoría de ellos se sintió muy incómodo y dudó de lo que a todas luces era evidente.

Estos resultados disminuían rápidamente en cuanto uno de los actores respondía bien a la pregunta. Esta segunda línea de investigación llevó a Milgram a determinar los “Modelos de desafío” existentes en su experimento.

Las conclusiones

Milgram demostró que un superior puede condicionar nuestra conducta. Zimbardo demostró que tan sólo hace falta un escenario propicio.

Pero mucho antes, Asch ya había demostrado que en realidad lo único que necesitamos es que un suficiente número de iguales opinen de una determinada manera.

Esa es la base de muchas sectas y de diversos movimientos sociales.

BOLAEXTRA: El experimento de Asch es tan sencillo y evidente que estoy seguro que más de uno ha llevado a cabo alguna variante en su grupo de amigos.

Yo mismo recuerdo unas gloriosas colonias en las que convencimos a una compaeñera para que fuese a buscar los perros voladores del patio que había delante del albergue. En su defensa diré que ciertas substancias que había tomado no permitían que aflorase su espíritu crítico en aquellos momentos, pero el cachondeito posterior no tuvo precio.

Escrito en 27/03/09 09:33 por Carlos Luna en las categorías:

Comentarios

Gravatar.com se ha roto

¡Beeeee!

(Esto es el balido de una oveja, por si no ha quedado claro)

Senior citizen | 28/03/09 13:04 | #

Deja un Comentario

Quizás quieras usar textile para dar formato a tu comentario.

"linktext":http://       _em_       *strong*       -strike-       ^sup^       ~sub~
bq. Blockquote       # Lista numerada       * Lista no-numerada       ==html crudo, sin textile==

(no será mostrado) (http://...)