Cinco cosas que he aprendido leyendo a Dawkins 4

Richard Dawkins

Leyendo a Dawkins se pueden aprender muchas cosas sobre el universo, la ciencia y, en especial, los seres vivos.
Independientemente de que sus libros hablen sobre Biología, Dios o cualquier otra cosa, Dawkins es, sin duda, un excelente comunicador (a veces, a pesar de sus traductores) y ello enriquece sus explicaciones con decenas de ejemplos y conceptos interesantes.

Esta semana traigo una recopilación de 5 conceptos interesantes que he aprendido gracias a Dawkins. No tienen porqué ser cosas demasiado trascendentales. Tampoco se trata necesariamente de ideas originales del propio Dawkins. Simplemente se trata de conceptos interesantes que aparecen en alguno de sus libros.

A veces es malo hacer demasiadas suposiciones

La Ciencia es el arte de hacer grandes preguntas y luego ponerse a buscar la respuesta metódicamente. En ese sentido muchas veces la misma pregunta nos ayuda de forma decisiva a encontrar la respuesta.

Por ejemplo: Si vemos un insecto revoloteando alrededor de una vela cada vez más cerca hasta que se quema nos podemos preguntar ¿Qué lleva al insecto a suicidarse?. Estaremos dando por supuesto que el insecto sabe qué es una vela y que esta quema. Daremos por supuesto que el insecto sabía que se estaba acercando a una vela.

Pues bien, resulta que muchos insectos de vida nocturna están programados genéticamente para orientarse mediante puntos de luz (como la Luna). Fijan un punto de luz en un determinado ángulo a durante el vuelo de ida y luego no tienen más que girar 180º para encontrar el camino de vuelta (si te parece difícil fijar un punto de luz a, digamos, 30º a tu derecha seguramente no tienes un ojo compuesto como el de los insectos).

Pues bien, resulta que los puntos de referencia que los insectos están acostumbrados a seguir están tan lejos que podemos considerarlos en el infinito, de manera que la trayectoria resultante de mantenerlos a, digamos, 30º a nuestra derecha es a efectos prácticos una linea recta. Sin embargo una vela está mucho más cerca de manera que esa trayectoria, lejos de ser rectilínea, se convierte en una espiral logarítmica que los lleva, después de unas cuantas vueltas, a la llama.

Como nosotros sólo vemos los insectos que se acercan a nuestras luces (que son una minoría) deducimos erróneamente que se acercan a las luces y ese comportamiento no concuerda con la Selección Natural (los insectos que tienden a acercarse a las luces no sobreviven para reproducirse y sus genes no deberían perdurar mucho). Sin embargo esta vez lo incorrecto era la pregunta: los insectos no se acercan a las luces, los insectos se orientan por luces muy lejanas y, de vez en cuando, ese mecanismo, por lo demás muy útil, falla.

Escrito en 03/07/08 10:10 por Carlos Luna en las categorías:

Comentarios

Deja un Comentario

Quizás quieras usar textile para dar formato a tu comentario.

"linktext":http://       _em_       *strong*       -strike-       ^sup^       ~sub~
bq. Blockquote       # Lista numerada       * Lista no-numerada       ==html crudo, sin textile==

(no será mostrado) (http://...)