El Utilitarismo - John Stuart Mill

John Stuart Mill

El Utilitarismo es un ensayo donde John Stuart Mill (1806-1873) explica la teoría moral homónima. Si bien otros como Bentham (1748-1832) también deben ser considerados padres de dicha teoría, fue Stuart Mill el que mejor resumió y explicó los principios de la moral Utilitarista.

El libro en sí es breve pero poco ameno. Tiene 5 capítulos de los cuales el segundo (¿Qué es el utilitarismo?) es el más interesante y debería ser de obligada lectura por todo aquel que quiera hablar de moral con cierta propiedad.

Más allá del contenido del libro y de las tesis que defiende (con las que se puede estar de acuerdo, o no), leer a Stuart Mill produce una extraña sensación de añoranza.

Habla de política, moral, justicia y legislación y razona, aporta argumentos y deja aparcada la demagogia barata. Daría una brazo a cambio de que los políticos de esta país se preocuparan la mitad que este hombre por hacer las cosas bien (por no hablar del curso de retórica que necesitan todos con urgencia…).

Pero la mejor manera de entender cómo era Stuart Mill y qué quiso explicar en su libro será, como casi siempre, seleccionando algunos fragmentos que me han parecido especialmente remarcables.

Empecemos explicando qué es el utilitarismo

La doctrina utilitarista mantiene que la felicidad es deseable, y además la única cosa deseable, como fin, siendo todas las demás cosas sólo deseables en cuanto a medios para tal fin.

¿Y en caso de conflicto?

Si la utilidad es la fuente última de la obligación moral, puede invocarse la utilidad para decidir entre derechos y obligaciones cuando las demandas de ambos son incompatibles.

¿Y cómo valoramos la cantidad de felicidad que produce algo?

Las condiciones que imponía Bentham para medir la calidad de un placer eran: 1) Su intensidad. 2) Su duración. 3) Su mayor o menor posibilidad. 4) Su proximidad o no proximidad. 5) Su fecundidad. 6) Su pureza, y 7) Su extensión (es decir, el número de personas afectadas).

Placer, placer… ¿Eso significa que es moral pasarse todo el día follando?

Es un hecho incuestionable que quienes están igualmente familiarizados con ambas cosas y están igualmente capacitados para apreciarlas y gozarlas, muestran realmente una preferencia máximamente destacada por el modo de existencia que emplea las capacidades humanas más elevadas. Pocas criaturas humanas consentirían en transformarse en alguno de los animales inferiores ante la promesa del más completo disfrute de los placeres de una bestia. Ningún ser humano inteligente admitiría convertirse en un necio, ninguna persona con sentimientos y conciencia querría ser egoísta y depravada, aun cuando se le persuadiera de que el necio, el ignorante o el sinvergüenza pudieran estar más satisfechos con su suerte que ellos con la suya.

Así pues ¿Crees que debemos legislar en base a esta moral?

Nos gustaría ver que se exige la conducta justa y que se reprime la injusticia, incluso en los detalles más mínimos, si no nos asustara, con razón, dotar a los magistrados de tal ilimitado poder sobre los individuos.

Hostia, como rajas de los jueces… ¿tan mal está la justicia?

Se considera que todas las personas tienen derecho a igual tratamiento, excepto cuando alguna conveniencia social reconocida requiere lo contrario. De aquí que todas las desigualdades sociales que han dejado de considerarse convenientes asuman el carácter no simplemente de no convenientes, sino de injustas, y resulten a la gente tan tiránicas que se pregunten cómo pudieron haber sido toleradas jamás, olvidando que tal vez ellos mismos toleren otras desigualdades de acuerdo con una noción igualmente errónea de la conveniencia. De corregirse tal error, resultaría que lo que aprueban les parecería tan monstruoso, al menos, como aquello que han aprendido a condenar. (…) Así ha ocurrido con la distinción entre esclavos y hombres libres, nobles y siervos, patricios y plebeyos. Y lo mismo ocurrirá, y en parte está ya ocurriendo, con las aristocracias de color, raza y sexo.

BOLAEXTRA: Para acabar me gustaría dejaros una cita que muestra la clase como orador (o, mejor dicho, ensayista) de Stuart Mill. El segundo capítulo del libro (¿Qué es el Utilitarismo?) empieza con un párrafo impagable que tira por el suelo cualquier intento de crítica antes siquiera de entrar en los detalles de la teoría. Y lo hace tan bien que te dan ganas de darle las gracias aunque no estés de acuerdo con lo que dice (la negrita es mía):

No merece más que un comentario de pasada el despropósito, basado en la ignorancia, de suponer que aquellos que defienden la utilidad como criterio de lo correcto y lo incorrecto utilizan el término en aquel sentido restringido y meramente coloquial en el que la utilidad se opone al placer. Habrá que disculparse con los oponentes del utilitarismo por la impresión que pudiera haberse dado momentáneamente de confundirlos con personas de esta absurda y errónea interpretación. Interpretación que, por lo demás, resulta de lo más sorprendente en la medida en que la acusación contraria, la de vincular todo al placer, y ello también en la forma más burda del mismo, es otra de las que habitualmente se hacen al utilitarismo.

¡Qué elegancia! ¡Qué estilo! Pura poesía, oiga, pura poesía.

Escrito en 20/02/09 09:29 por Carlos Luna en las categorías:

Comentarios

Gravatar.com se ha roto

L’utilitarisme em sembla una opció molt interessant, per tenir una postura en ètica sense recórrer a ‘‘això està bé perquè Déu així ho va dir’‘, però també té algun problema.

Un dilema “clàssic” és: un cirurgià té cinc pacients, cadascun dels quals necessita un òrgan diferent per salvar-se. Està autoritzat moralment a matar un home per tal de salvar amb els seus òrgans la vida dels altres cinc?

Des d’un punt de vista utilitarista, semblaria que sí, però…

Un altre punt interessant és que el grup de qui ens hem de preocupar per maximitzar la felicitat és creixent. Recordo que quan ens ho va explicar el profe ens vam posar a riure per la forma tan natural com ho explicava:

“Primer van venir els indis. Eren com animals salvatges, i ens els anàvem carregant, fins que vam arribar a reconèixer que eren persones. Després van venir les dones, els hi vam donar dret de vot, i en definitiva, dret a ser homes. Ara estem amb els animals, als que estem reconeixent drets que ni tan sols encara no garantim a tots els homes, com el dret a no ser torturats. Suposo que el natural és que d’aquí a un temps fem el mateix amb les plantes…”

(bonus del comentari) El paràgraf anterior és molt similar al reportatge que van fer fa res al 30 minuts, on explicava quina opinió mereixien, a Israel, els palestins.

Meldor | 20/02/09 14:43 | #
Gravatar.com se ha roto

Això no ho havia comentat ja, no? Sorry si em repeteixo, em falla la memòria de què he dit…

Meldor | 20/02/09 14:45 | #
Gravatar.com se ha roto

M’agrada l’aportació de Meldor.
Altrament, a mi també em captiva la manera de raonar d’Stuart Mill (generalment), però, i pel que veig és un defecte comú a tots els filòsofs [també els de formació matemàtica], es treu aportacions clau de la màniga per arribar a les seves conclusions, la qual cosa em fa pensar que primer tenia les conclusions, i després va trobar un mode “lògic” de raonar-les…

Estic fent referència al quart paràgraf de Mill al text: “Es un hecho incuestionable”… tinc la impressió que declara aquesta idea inquestionable perquè, precisament, no té ni puta idea de com argumentar-la.

Eisenreich | 22/02/09 15:52 | #
Gravatar.com se ha roto

@Meeldor: Un Utilitarista pot considerar legítimament que matar a una persona sana és qualitativament pitjor que salvar-ne una altra que està malalta i per tant que no compensa. Es clar que el més probable és que et digués que per 5 persones no s’hi posa però que per 500 persones sí.

I pel que fa als drets… el límit estarà marcat per la viabilitat de les mesures. Si ens podem permetre el luxe de respectar les plantes no em sembla malament que ho fem. Malauradament a dures penes podem respectar els animals ara mateix (fa un temps tampoc podien permetre’s el luxe de respectar els esclaus…)

@Eisenreich: No jutgis tot un llibre per un extracte. Jo també penso que hi ha coses que s’agafen amb pinces però precisament aquesta està força ben argumentada al llibre (en una part que no surt citada aquí). La idea és fer servir l’experiència de la gent per valorar què és el correcte, tal i com faria un relativista.

Carlos Luna | 22/02/09 21:19 | #
Gravatar.com se ha roto

Carlos, en el comentari has donat precisament en el punt dèbil de l’utilitarisme. Seguint aquest raonament “utilitarista” Estats Units va justificar Hiroshima i Nagasaki (ens carreguem uns quants perquè no en morin més), però això per mi és clarament immoral, pel que encara no em sembla una resposta prou satisfactòria per a l‘ètica.

Meldor | 23/02/09 14:50 | #

Deja un Comentario

Quizás quieras usar textile para dar formato a tu comentario.

"linktext":http://       _em_       *strong*       -strike-       ^sup^       ~sub~
bq. Blockquote       # Lista numerada       * Lista no-numerada       ==html crudo, sin textile==

(no será mostrado) (http://...)