Pogo

Pogo

Doce fichas de poker, seis de un color y seis de otro. Una cuadrícula de 3×3 casillas que puedes pintar en cualquier parte (o que incluso puedes limitarte a imaginar). Eso es todo lo que necesitas para jugar a un pequeño juego de estrategia llamado Pogo.

Aunque tengo que reconocer que la versión oficial es preciosa.

Reglas

Para empezar a jugar basta con colocar las fichas de un color en la primera fila (formando 3 torres de 2 fichas cada una) y las del otro color en la última fila.

En su turno, cada jugador debe mover 1, 2 o 3 fichas de la parte superior de alguna de las torres a 1, 2 o 3 casillas de distancia (respectivamente). Sólo pueden usarse aquellas torres que tienen una ficha del color propio en la parte superior.

Los movimientos son en vertical u horizontal y pueden incluir giros pero no volver sobre sus pasos. Además se pueden saltar tanto torres propias como torres ajenas y tampoco hay ninguna restricción en lo que a la casilla de destino se refiere.

El primer jugador que no pueda mover pierde la partida.

Estrategia

La idea básica es no mover jamás a una casilla que tiene más amenazas por parte del contrario que por nuestra parte. En particular esto implica que las únicas primeras jugadas que no son perjudiciales para el propio jugador 1 son aquellas que llevan alguna de sus torres sobre alguna otra de sus torres.

Otro punto importante a destacar es el uso de tripletas de fichas propias como herramienta de ataque. Por un lado permiten alcanzar prácticamente la totalidad del tablero y por otro nos aseguran que, en caso de que la torre que contiene dicha tripleta sea “capturada” por el contrario, la torre resultante estará “clavada” (el contrario no podrá mover sin volver a liberar alguna de nuestras fichas).

Para entender estas ideas y alguna más (relacionada con la paridad, que es otro concepto importante en este juego) os recomiendo visitar esta página (está en Francés pero se entiende bien).

BOLAEXTRA: Este juego está ligeramente emparentado con Focus del prolífico Sid Sackson. De hecho se podría decir que Pogo, que fue dado a conocer por Laurent Escoffier en 1998 (35 años después de la creación de Focus) es una versión en miniatura de este. En cualquier caso la simplicidad de Pogo y su austeridad en cuanto a componentes lo hacen, a mi gusto, más interesante.

Escrito en 04/05/10 10:51 por Carlos Luna en las categorías:

Comentarios

Deja un Comentario

Quizás quieras usar textile para dar formato a tu comentario.

"linktext":http://       _em_       *strong*       -strike-       ^sup^       ~sub~
bq. Blockquote       # Lista numerada       * Lista no-numerada       ==html crudo, sin textile==

(no será mostrado) (http://...)