Tres lecturas para este fin de semana

Libros

Sé que no pueden vivir sin mí. A pesar de ello reconozco que la vida de la gente que pasa por aquí tres veces por semana podría ser mejor si leyesen a otros que saben más y escriben mejor.
Por eso he decidido dejarles tres lecturas para este fin de semana. Tómenselas con calma y reflexionen al respecto. Releanlas y investiguen un poco. Vale la pena.

Relato Hacker

El cuarto concurso de relatos cortos de temática hacker de la UPC tuvo como ganador a Benjamí Villoslada con su relato p0wned!. Como el original está en Catalán os enlazo también la traducción que ha hecho Ricardo Galli (que es amigo suyo).
Y por supuesto un breve fragmento de la misma:

El hacker de la camiseta negra con el lema «there’s no place like 127.0.0.1» estaba seguro: tenía un problema grave de seguridad. Se dio cuenta cuando la chica de la camiseta con franjas de colores, ocho para ser exactos, le pidió su llave digital en el encuentro de intercambio de claves que cerró las jornadas de software libre.

Vio el color de sus ojos antes que los ocho colores de la camiseta. Eran tan oscuros que las pupilas casi no podían distinguirse, las buscó porque era un curioso con pedigrí. Sólo fueron un par de segundos, hasta que se dio cuenta que ella también le miraba fijamente, con ternura, y turbado retiró la mirada. El hacker de la camiseta negra nunca hubiese osado a mirarle los ojos para impresionarla, no había suficiente confianza y era tímido. Pero había pasado casualmente, el impresionado era él y sabía que pronto se enfrentaría a un a un grave problema de seguridad. […]

A medio relato hay una cita al Urban Dictionary que me encantó.

Voluntarios de la Información

Este post de Hernan Casciari es algo más viejo y lo recupero a través de un comentario de Mar. Pero es francamente bueno y hace hincapié en el concepto de voluntario de la información que tanto me gusta. Así pues, del todo recomendable:

[…] Los jueves suelo levantarme a las once de la mañana, casi a la misma hora en que Fabio, a quien no conozco, se ha ido a dormir en Rosario. Mientras me preparo el mate y reviso el correo, busco en Internet si ya está la versión original con subtítulos en español de mi serie preferida, que emitió ocho horas antes la cadena ABC en Estados Unidos. Siempre (nunca ha fallado) encuentro una versión flamante y me paso el resto de la mañana bajándola lentamente a mi disco rígido, para poder ver el capítulo en la tele después de almorzar. Mientras espero, escribo un cuento o un artículo para Orsai: lo hago porque me resulta placentero escribir, y porque quizás haya gente, en alguna parte, esperando que lo haga. […]

Por supuesto, citar a Borges le da muchos puntos a Hernan.

Pan para hoy y hambre para mañana.

A veces me sorprende la facilidad con la que se puede engañar a la gente. La demagogia funciona y lo hace demasiado bien. Si te dicen que vas a dejar de pagar impuestos seguro que te alegras… pero ¿seguro que es bueno para ti dejar de pagar impuestos? No todo el mundo lo tiene tan claro. De la misma manera hay gente que se alegra de poder volar más barato, poder comprarse un coche más barato, poder llevar ropa de marca sin darse cuenta de que antes no necesitaban volar ni otro coche ni ropa interior con el nombre de un señor que no conozco y que todo eso les sale cada vez más caro. En fin, interesante carta a Público y aún más interesante la respuesta de Rafael Reig

[…] Si dejáramos de consumir, el sistema se colapsaría. Yo sigo usando la misma máquina de escribir desde hace más de 20 años. Sin embargo, este ordenador debe de ser el sexto que compro, y cada vez me sale más barato. Y dura menos, claro: se llama obsolescencia programada. Fabricar una nevera que dure 50 años es una verdadera traición, un infame sabotaje que perjudicaría el fundamento mismo de la sociedad: frenaría el consumo, impediría que cambiáramos de coche cada cinco años y de chaqueta cada invierno. Así no vamos a ninguna parte, como usted comprenderá. Tenemos que seguir trabajando para seguir consumiendo, y además eso es lo único que de verdad nos hace más felices y más libres: la posibilidad de poseer un móvil aún más pequeño y con cámara de fotos, ¿a que sí?

Los ricos de verdad serán muchas cosas, pero idiotas del todo no son. Una camisa parecida a la que llevan no les va a engañar, se lo aseguro. Tienen esa cualidad tan sorprendente que Monterroso ya detectó en los enanos: se reconocen entre sí a simple vista. Para eso, han inventado la distinción, que no es más que una forma de distancia; es decir, de mantenernos a distancia a los demás. […]

Monterroso, ya saben, era un genio.

Escrito en 01/12/07 09:16 por Carlos Luna en las categorías:

Comentarios

Deja un Comentario

Quizás quieras usar textile para dar formato a tu comentario.

"linktext":http://       _em_       *strong*       -strike-       ^sup^       ~sub~
bq. Blockquote       # Lista numerada       * Lista no-numerada       ==html crudo, sin textile==

(no será mostrado) (http://...)